dimarts, 8 d’abril de 2014

una semana de cielos


En primavera el tiempo es cambiante, como mi estado de ánimo, un día sonríes y al  día siguiente lloras, así ando últimamente, arriba y abajo, como el título de la serie, que hacía alusión a la posición de los personajes en la casa donde se sucedían todas las escenas, arriba vivían los señores y abajo los criados. Si no la conoces puede que si te suene Downton Abbey, más actual y con la misma temática. Ahora no sé porqué te hago alusión a estas series, puede porqué es como veo la sociedad y intento situarme en ella, ¿arriba o abajo?

Muchos días este cielo que vamos a fotografiar esta semana no va a la par conmigo. Hoy lucía azul, aunque esas nubes debían ser yo, día de nudos mentales, lágrimas y tristeza. Me gustaría poder decir las cosas sin miedos, pero aún sigo luchando con esos fantasmas que hacen que me sienta mal, mal por ese pasado que me persigue y que hace el presente más cuesta arriba. Empiezo la semana con un cielo azul primaveral, pero mi yo está en medio de la tormenta.


Hoy el día amaneció diferente, escribir siempre me ha funcionado, vaciar sobre la hoja en blanco, poner el contador a cero, así es como avanzo, sobre mis propios pasos. Aún y así necesitaba acercarme al mar, la semana pasada fue complicada, y ayer los hilos de esta telaraña que vamos tejiendo semana tras semana se enredó más de la cuenta. El mar me da la paz que muchas veces no logro encontrar dentro de mí, y aunque sabía que solo podía ser media horita, sería suficiente. Hoy mi cielo lo quería ir a buscar ahí, donde se une con el mar, donde reside la paz infinita.

Nuestra semana avanza, unos días con lágrimas, otros con risas, pero siempre bajo el mismo cielo.



La vida está llena de oportunidades y es importante sentir el no tener que dejarlas escapar, y de esta necesidad yo estoy llena. Otra cosa es si es el momento idóneo o no, aunque como dijimos una vez, te arrepientes más de las cosas que dejas de hacer que de las que terminas haciendo, y mi diosa interior me lo repite cada día que pasa. Es ese punto de rebeldía que siento en mí pero que no termino de sacar fuera, como también siento que las cosas no pueden ser de otra forma, o si, pero ocurren así. ¿Recuerdas lo que te contaba el otro día del porqué de mis desnudos?, el sentir que ahí no hay nada que perder, pues también pienso que por ahí canalizo esa rebeldía de la que te hablo, el sacar fuera todo aquello que deseo y ahora no se me da, ya sea por qué no es el momento o sencillamente porqué tienen que suceder así.

Hoy el cielo me ha brindado mi oportunidad, y no la podía dejar escapar, porqué en un abrir y cerrar de ojos ya estaba todo gris, y así el resto del día. Eran las siete y media de la mañana, salí de la autovía y donde pude aparqué el coche, saqué la cámara y aquí tienes mi cielo del miércoles, caminos que no sabes por qué pero un día se cruzan.


Hoy en el cielo el día amanecía melancólico, gris y con lluvia, pero yo, como cada día de esta semana, no estaba dispuesta a perder mi oportunidad de mandarte un día más ese trocito de mi cielo, porqué los días, aunque amanezcan con nubarrones, puede terminar soleados.

Esto lo escribo casi una semana después de hacer esa foto, porqué de ese día quiero agradecer a los amigos por estar, que me se mantienen a mi lado sean cuales sean mis errores, y de ese paseo extra que me tuve que dar gracias a ellos. Gracias, gracias por esas flores.



Y el resto de la semana..., una semana mirando los cielos para nuestro reto :)



Vuelvo a estar aquí, y espero para quedarme por mucho tiempo :)

2 comentaris:

  1. Totes son molt bones, però si n'hagués d'escollir una, potser em quedaria amb la de dilluns per la seva originalitat i el contrast de colors.
    Una abraçada

    ResponElimina
  2. Bona nit:))
    https://www.youtube.com/watch?v=pdlvAvC4Tw4
    una abraçada gran,

    ResponElimina