diumenge, 19 d’octubre de 2014

cuotidiano

Abrir los ojos y apetecerte aquello que siempre te da más pereza, sacar cortinas, trastear por armarios y cajones, rodearse de lo más cuotidiano para no sentirse tambalear.

Hace un par de días me contaban que cuando en la mente del hombre todo está ordenado por cajitas, la mente de la mujer es un gran caos circulatorio de sentimientos, ideas y pensamientos, donde muchas veces te sientes perder. Y así amanecí hoy, con la necesidad de poner orden a este caos, de sentir esas pequeñas cosas de mi día a día, de disfrutar del momento sin prisas, sin túneles sin salida, y dejarse llevar por el paso lento de los días, de las horas, del recuerdo de las caricias en mi piel, del tímido beso de despedida, sin saber del después.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada