dijous, 6 de novembre de 2014

hasta siempre

Amanecer, bajo sábanas pegadas a mi ser. Miro el reloj, los minutos van cayendo. Un nuevo día se cuela por mi ventana, ruidos, palabras y miradas cotidianas, de un día más de las hojas de mi calendario, que van cayendo tras la rutina al llegar mi anochecer.

El tiempo se para, el aire irrespirable golpea la sien, lo imprescindible se vuelve prescindible, menos la vida que nos deja de golpe, sin avisar, sin despedidas, solo el beso del adiós hasta la tarde, hasta mañana, hasta siempre.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada