dijous, 18 de desembre de 2014

faros

Recuerdo el día que fotografié el primer faro, era el día de uno de mis cumpleaños, da igual cual, ya he cumplido unos cuantos. Disparé y la foto se quedó en la cámara, una más, sin saber de la necesidad que surgiría después de buscar el siguiente, y después del siguiente el siguiente.
Hoy leía el comentario de un compañero de estos lugares que viajar solo, sin depender de nadie ni de nada, sólo de uno mismo, es arriesgado, pero se puede, gracias a aquellos siguientes faros que he ido encontrando en mi camino.

1 comentari:

  1. Creo que estoy ante un inicio y nada mejor que un faro al que asirse en la marejada, en la distancia o en el miedo que da llegar a algún lugar o alejarse de él. Felicidades..siempre adelante, siempre buscando caminos. Eres grande, pequeña!

    ResponElimina